Todo Prestamos Personales

 

¿Qué es el TAE de un Préstamo?

Entender el TAE de un préstamo personal, es fundamental para conocer cuánto más o cuánto menos vamos a pagar a la hora de solicitar un crédito con cualquier entidad financiera.

Para que nos entendamos, el TAE son las siglas de Tasa Anual Equivalente que, en realidad, es el resultado de una fórmula compleja que engloba el  interés nominal (TIN) del préstamo, el importe que hemos solicitado, el plazo en el que queremos devolver el dinero solicitado, las comisiones que la entidad nos va a cobrar por estudio y apertura del préstamo, así como el coste de los seguros que se tengan que contratar asociados al préstamo o crédito.

Más sencillo, todavía, la TAE es el interés anual que pagaremos por nuestro préstamo al banco o entidad financiera y gracias a la cual, podremos comparar entre dos préstamos, cuál es más rentable para nosotros.

Es importante tener en cuenta, que en algunos casos en los que la TAE es muy elevada, las entidades suelen camuflarla con el tipo de interés mensual que vamos a pagar. Es una forma de crear confusión y hay que tenerlo muy en cuenta.

Otra cosa a tener en cuenta, es que no siempre, un préstamo con menor interés es más rentable que otro con mayor interés, ya que los gastos asociados al primero,  pueden anular la creencia anterior.

Por otro lado, si aumentamos el tiempo en el que vamos a devolver el préstamo, también disminuirá significativamente el TAE anual, ya que las comisiones que pueden ir incluidas se diluyen en un plazo de tiempo mayor.

Tengo Muchas deudas y No Sé Cómo Afrontarlas, ¿Qué Hago?

Muchas personas, tienen importantes deudas acumuladas, bien por préstamos o bien por el uso indiscriminado de tarjetas de crédito y no saben cómo afrontar su situación. Si ese es tu caso, te animamos a leer algunos consejos que podrían ayudarte a sobrellevar tu situación.

Sea cual sea el tipo de crédito o préstamos que tenga, aquí vamos a ver algunas sugerencias generales para intentar salir de una posible quiebra. Lo primero que hay que hacer es evaluar su situación financiera total, incluyendo todos sus gastos y deudas y ver cuál es el importe total de la misma.

Su primer paso debe ser calcular un presupuesto realista respecto a sus gastos personales y sus pagos por deudas. Usted necesita saber dónde está gastando su dinero. Coja un pequeño bloc de notas y haga el seguimiento de todos sus gastos durante un mes. Su objetivo es entender cómo, cuándo, dónde y por qué está gastando su dinero.

A continuación, evalúe su presupuesto para ver si es realista. Analice sus gastos y decida sin dudas lo que es necesario e imprescindible para su vida y lo que no. Entonces considere seriamente recortar o eliminar algunas de las cosas no esenciales para poder afrontar todos sus pagos y evitar caer en reclamaciones por los mismos, así como en problemas legales derivados de ello.

El que pierda todo menos lo esencial, no significa que su vida va a ser muy aburrida. Podría ser, pero la idea es que ésto sea algo temporal, hasta que solucione su situación financiera.

Aquí hay otra sugerencia. Para aumentar sus posibilidades de éxito, tome la obligación de intentar ahorrar algo de dinero, para que en caso de gastos inesperados, pueda afrontarlos.

También puede llamar a su entidad financiera e intentar negociar su tasa de interés o el tiempo e importe de sus deudas. Si puede, negocie reunificarlas.

Si su tarjeta le cobra comisiones anuales por mantenimiento, deshágase de ella, tanto si es de crédito como si es de débito y busque un banco que no le cobre comisiones por ella.

La clave para alcanzar su meta de eliminar sus deudas es el desarrollo de un presupuesto viable, la evaluación de sus necesidades esenciales, comprometiéndose a hacer lo que tiene que hacer con total disciplina.

¿Por qué se gasta más dinero cuando se usa una tarjeta de crédito para comprar?

¿Alguna vez siente como si comprara más de la cuenta cuando utiliza una tarjeta de crédito en lugar de pagar con dinero en efecivo ? No es el único.

Hay una gran cantidad de investigaciones que sugieren que el uso de una tarjeta de crédito para hacer compras por lo general conlleva que las compras sean más grandes de lo que deberían ser si lleváramos dinero en efectivo para comprar. Pero si la matemática es la misma, ¿qué importancia tiene el método de pago que utilice?

Para empezar, pagar con una tarjeta de crédito  no es tan transparente  como pagar con dinero en efectivo. Duele más renunciar a dinero en efectivo que pasar una tarjeta de plástico por un lector. Es un efecto que engaña nuestro cerebro.

Ventajas del producto vs costo


Pero esa no es la única razón por la que te encuentres dispuesto a gastar más si utilizas una tarjeta de crédito
para comprar. Un estudio publicado en el Journal of Consumer Research , indica que el uso de tarjetas de crédito en lugar de dinero en efectivo cambia la forma fundamental en la que usted piensa cuando realiza una compra. ¿Por qué? Sencillamente porque el uso de una tarjeta de crédito alienta al consumidor para centrarse en los beneficios del producto en lugar de en su costo. En cambio, cuando se utiliza dinero en efectivo, las personas sulen centrarse en el costo del artículo, en lugar de en todas las razones por las que quieren el producto.

Usar dinero en efectivo puede ayudarle a reducir sus gastos


Una vez que piense en el costo de ese producto que quieres comprar, en lugar de sus beneficios y características, hay una mayor probabilidad de que usted esté menos dispuesto a comprarlo. El dinero en efectivo obliga a pensar en el costo de un producto, ya que le ayuda a ver lo que usted realmente puede permitirse gastar. Su cerebro le dirá: "Si lo compras, tu dinero volará de tus manos"

Cuando se utiliza una tarjeta de crédito, sin embargo, el impacto del gasto no se sentirá hasta mucho más tarde.

Pagar con el Móvil, ¿la tarjeta de crédito del futuro?

El crédito al consumo es un arma de doble filo. Utilizado de manera adecuada, permite la gestión inteligente del dinero y de los gastos. Usado de mala manera y sin control, puede convertirse en una carga financiera aplastante que sólo puede acabar en la pobreza o la quiebra.

Mientras que los niveles de deuda de los consumidores han disminuido desde el comienzo de la crisis financiera, los niveles de endeudamiento aún son bastante elevados.

Los consumidores de manera estándar acceden al crédito a través de su tarjeta de crédito de plástico en todas partes.  Hoy día, hay 1,5 millones de tarjetas de crédito sólo en los Estados Unidos, y el usuario medio de tarjetas de crédito tiene 3,5 tarjetas. La tarjeta más popular son Visa con el 36% del mercado, seguida de MasterCard, con una penetración de mercado del 27%, y American Express, con una participación de mercado del 6,5%.

Sí, seguimos endeudándonos, sin embargo, la forma en la que accedemos a nuestras líneas de crédito está a punto de sufrir un cambio revolucionario. Me explico. Hoy día, usamos nuestros teléfonos inteligentes para casi todo. De hecho, incluso nos los "llevamos a la cama". Mantenemos el contacto con amigos y familiares casi al instante gracias a la tecnología. Pero ahora, gracias a esos smartphone, también podemos realizar operaciones bancarias mediante aplicaciones o navegador web. Sin embargo, ya empiezan a verse operaciones de pago con aplicaciones móviles. Sin duda, es posible que nos encontremos ante el fin de las tarjetas de plástico de toda la vida por el pago móvil.

Las transacciones móviles son el futuro del mercado de crédito al consumo. La facilidad con que las transacciones de pago tienen lugar mediante un móvil inteligente, hará que las transacciones sin tarjeta dominen el mercado y realmente cambien la forma en la que los consumidores accedan a sus cuentas de crédito y de débito.

Según el Banco Mundial, la demanda de Prestamos para Hipotecas están en aumento

Es la primera vez en nueve meses que la Encuesta Trimestral sobre Préstamos Bancarios del Banco Central ha mostrado una restricción del crédito para los compradores de viviendas.

Pero la investigación también muestra que ha habido un aumento en la demanda de préstamos para la vivienda desde el inicio del mes de agosto, así como de otras formas de crédito al consumo.

Es evidente que aunque las dificultades para adquirir un crédito han aumentado, la sociedad sigue necesitando poder acceder a él para mantener el estilo de vida que ésta sociedad nos obliga a aceptar.

El estudio expuso que los bancos están buscando asegurarse de que los ingresos del prestatario sean los suficientes para que pueda mantenerse al día con sus pagos.

Debido a ésta paradoja de prestar dinero a quien realmente no lo necesita, ha hecho que el acceso al mismo sea verdaderamente complicado para el común de los ciudadanos.

Un portavoz del Banco Central dijo que realmente nunca se aconsejó que los bancos contuvieran el crédito, algo que parece que ellos tomaron por iniciativa propia.

Con la tecnología de Blogger.